Arte y Cultura►Horse Parade 2017

Sustentabilidad al galope

Por Camila Blousson y Agustina Van Der Tuin

Mujeres con vestidos de gala, jugos, café y hasta vino, diseñadores reconocidos y dos ONG’s unieron fuerzas en el Hipódromo de Palermo el sábado 2 de septiembre para la segunda edición del Horse Parade. La idea: promover el cuidado del medio ambiente. 

 


En el tercer piso de la Tribuna Paddock 9 esculturas que imitan a menor escala la raza de caballos Sangre Pura contrastan con las verdaderas carreras de jockeys mientras la música de ambientación suena fuerte en el salón. Los propios artistas caminan entre sus obras y hablan y comentan lo que los inspiró en la elaboración de las mismas.

 

Es un evento que año a año va creciendo, creado por el Hipódromo. El arte y la solidaridad se abren paso. Horse Parade forma parte del programa Palermizarse y su misión es impulsar acciones, integrar políticas y cambiar hábitos para generar un impacto social, económico y ambiental favorable en su entorno.


Las figuras fueron elaboradas mediante distintas técnicas: mosaicos, pintura, acero y hasta fichas de casino. Estos caballos no son solamente obras. Tienen un gran valor. El fin de los mismos fue que se subasten al finalizar el evento y lo recaudado vaya a beneficio de dos ONG’s, protagonistas del evento desde el minuto uno: Fundación Ecomujeres y Fundación Banco de Bosques.

 

EcoMujeres, fundación dedicada a promover el desarrollo sustentable que tiene como protagonista a la mujer. Quiere que se comprometan a conductas responsables, hábitos sustentables en cualquier terreno de la vida. ¿Por qué apuntan a las mujeres? Desde un primer momento sienten que somos nosotras las que tomamos la mayor cantidad de decisiones en el hogar y ámbitos laborales a la hora de consumir y organizar. Nos ven como promotora de hábitos y justamente en lo ambiental, los hábitos son de importancia.

 

Banco de Bosques, fundación que canaliza el aporte de donantes para salvar bosques nativos en riesgo. Cuenta con un proceso innovador, ya que presenta una especie de “almacén” de hectáreas de bosques, en la que todos tienen la posibilidad de participar aportando desde un metro cuadrado hasta varias hectáreas. Así, cada donante puede ver ese pedacito de planeta que salvó. 

 

La verdadera energía comenzó con nuestra conocida Caro Tosti  que con su voz musicalizó el lugar. Después un desfile con los diseños exclusivos Paula Gray, Carola Cornejo y Mauro Pezoa que, a tono con el evento, consistió en moda sustentable. Y al final la gran subasta que recaudó más de $800.000


Cortesía Horse Parade
Los diseñadores Carola Cornejo, Mauro Pezoa y Paula Gray con las modelos y sus creaciones.

¿Dato extra? La fundación Ecomujeres invitó a que las damas lucieran un fascinator, un tocado con plumas y flores típico de la clase alta europea, con la idea de que el más sustentable recibiera un premio de Matriarca, emprendimiento que vende artesanías de los pueblos originarios. También, el evento fue declarado de interés nacional-cultural por el Congreso de la Nación.


Lo que hay detrás de las carreras de caballos

No es secreto que los caballos reciben todo tipo de tratamientos con sustancias peligrosas. El objetivo es exponenciar sus habilidades para que sean más fuertes y veloces en carrera, por lo tanto, proporcionan más premios a los corredores y sus equipos. Pero muchas veces estos procedimientos son más “a prueba y error” en el animal. Entre los más clásicos se encuentran el ‘chinche de monje’ y ‘chinche de vila’, también la llamada “la final”, un cardiotónico que se inyecta en las venas de los caballos una hora y media antes de correr. Los productos están prohibidos en la mayoría de los hipódromos del país, pero esto no parece ser escuchado.

 

Sorprende cómo hoy en día se siguen apoyando las carreras de caballos sabiendo lo riesgosas que son. Los viejos cuidadores usaban remedios básicos y practicaban el “vareo” (entrenamiento). Así, comenzaban “vareando” el caballo unos 800 mts y terminaban haciéndoles hacer los 2500 mts. Era progresivo y se le daba la oportunidad de adaptarse a lo que tenía que correr. 

 

La falta de regulación, las necesidades económicas y la “vista gorda” no faltan en un mundo que desde afuera brinda un paisaje de lujos y grandeza pero que, si vemos más a fondo, tiene su lado oscuro.


Escribir comentario

Comentarios: 0