La Resistencia

Por Carolina Luna

El Encuentro de Mujeres es una experiencia única, intransferible y transformadora.

Es como entrar en una enorme caja de resonancia en la que nos reflejamos en otras y otres, en esas otredades que pueden parecernos lejanas y al fin nos devuelven algo de nosotrxs mismxs para resonar juntxs.

El encuentro de mujeres te interpela, te interroga. Incluso para quienes venimos caminando con el feminismo, es transitar la deconstrucción acelerada a cien kilómetros por hora de todo lo que conocemos, los mandatos, los padres y las madres, las creencias, las religiones, las propagandas, los estereotipos y por qué no, hasta los genes.

Chaco se ha convertido por unos días en nuestra Matria, en la que vamos a encontrarnos, descubrirnos, repensarnos y transformarnos. La diversidad es el paisaje, Resistencia se vuelve una ciudad sitiada por pañuelos de todos los colores, wiphalas, pelos pintados y cabezas rapadas, aros, bocas rojas, pieles de todos los tonos con tatuajes o con marcas invisibles, cuerpos y cuerpas con formas únicas e irrepetibles, formas de sentir lo mismo, maneras de ser y de hacer compartidas y singulares a la vez.

Las palabras terminan de llenar ese espacio, caminado por mujeres, géneros y sexualidades diversxs, palabras pintadas y remarcadas, palabras dichas, cantadas, gritadas! Es que hay tanto por decir!

La sororidad se siente, la herencia de las brujas que quemaron es ese fueguito que arde en cada unx de nosotrxs. Es nuestra resistencia, La Resistencia.