Medio ambiente►Vidrio reciclado

“Con pequeñas acciones podemos lograr un cambio”

Por Candela Niesl

Vidrio.

 

Al leer esta palabra vienen varias imágenes a la mente: botellas, ventanas, pantallas de celulares, pantallas protectoras de celulares, vasos, accesorios decorativos, etc. De lo contrario, no se le ocurre a uno pensar sobre la vida útil de este elemento, sino más bien solo la función que cumple en su vida cotidiana. 

 

El ir al supermercado para intercambiar la botella retornable, el reemplazar una ventana rota, el tirar un vaso quebrado a la basura son actos cotidianos que, ya naturalizados, no funcionan como disparadores de cuestionamientos tales como ¿qué es el vidrio? ¿Puede lograr cumplir otra función una vez roto? 

 

Acorde a una investigación realizada por el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) el vidrio “es una sustancia dura, normalmente brillante y transparente, compuesta principalmente de silicatos y álcalis fusionados a alta temperatura. Se lo considera un sólido amorfo, porque no es ni sólido ni líquido, sino que existe en un estado vítreo”. 

 

Pero ¿qué significa esto? En primera instancia, el vidrio está compuesto de materias primas provenientes de la naturaleza (sílice, cal y carbonato de sodio) lo cual lo convierte en un material capaz de ser reciclado de forma indeterminada. Por consiguiente, el vidrio, es uno de los materiales con menor impacto ambiental. 


Entonces ¿qué produce la contaminación?

Para nombrar un caso, por ejemplo, el lavado y rellenado de botellas. Para limpiarlas y esterilizarlas de manera apropiada se emplean lejías y tenso-activos que luego serán destinados a aguas residuales. 

 

Por lo tanto no es el producto en sí (el vidrio) quien contamina sino, más bien, su proceso de fabricación. Su grado dependerá de la calidad de materias primas y los combustibles usados. 

 

Acorde a los datos brindados por la página web Reciclame (cuyo objetivo es “dar soluciones a todas las dudas que se nos planteen acerca de cómo funciona la gestión de los residuos y especialmente el reciclaje” entre otras cosas)

  • Por cada tonelada de vidrio reciclado se ahorra una energía equivalente a 136 litros de petróleo.
  • Una cantidad de 3.000 botellas recicladas equivale a la reducción de 1.000 kg de basuras.
  • Por cada tonelada de vidrio reciclado se ahorran 130 kilos de combustible y 1.200 de materia prima.
  • La energía que se ahorra del reciclaje de una botella de vidrio puede iluminar una bombilla de 100 vatios durante 4 horas.
  • Todas las botellas y tarros de vidrio se pueden reciclar. Pero otros tipos de vidrio, como las ventanas y las bombillas están fabricados mediante otros procesos y no se pueden combinar con la chatarra de vidrio de botella del cual se fabrican los recipientes comunes.
  • Una botella retornable puede desarrollar su ciclo de vida hasta 60 veces.
  • Globalmente se reciclan 80 000 toneladas de vidrio y se tiran 920 000 toneladas.
  • El reciclaje de vidrio ahorra un 20% de la contaminación atmosférica y un 50% de la contaminación de las aguas.

¡A reciclar se ha dicho!

Muchas personas encuentran alternativas sustentables para aportar su grano de arena tanto al medio ambiente como a la sociedad. Algunas son actividades extracurriculares, talleres e incluso charlas didácticas. Otras, las más aventuradas, simplemente se animan a experimentar. 

 

Mía Gispert tiene 22 años, estudia turismo en la Ciudad de Mar del Plata y, a su vez, trabaja con su familia en una tienda de ropa. 

 

Reciclar botellas parece ser el apéndice justo que se adapta a su organismo funcional emprendedor. 

 

Todo comienza con una sorpresa sencilla e inesperada: una máquina para cortar botellas. Y, en enero del corriente año, su hobby útil para regalos originales, pasó a convertirse en un pequeño emprendimiento consciente en los After Sol de su ciudad natal. 

 

“En este evento nos propusimos reciclar parte de los residuos que se iban a generar para borrar, aunque sea un poco más, la huella de carbono del mismo y para demostrarle a los invitados que con pequeñas acciones podemos lograr un cambio”.


Sobre cortar botellas

D.Ecosustentable nace bajo la filosofía de Mía de “darle una segunda oportunidad a las cosas”. Sin importar las funciones que luego vayan a cumplir: decorativas, útiles, otra reutilización más. 

 

Antes de contar sobre el proceso de corte, Mía confiesa que su botella favorita a la hora de trabajar es la de la Cerveza Sol. En un 2x1, afirma que no solo el grosor y el tamaño del porrón son ideales sino también su contenido. ¿Qué mejor que compartir una cerveza entre amigos a sabiendas de que no se generará basura alguna?


En cuanto al corte, al contarlo en tan pocas palabras, parecería ser una actividad sencilla.

 

“El primer paso es definir dónde se va a realizar el corte, en la base, centro o pico de la botella. El segundo es marcarla con un cortavidrio que tiene la máquina previamente lubricado con kerosene. El tercero es darle calor con la resistencia por una buena cantidad de segundos, como se marcó con kerosene se fija más el calor sobre la marca. Inmediatamente después del calor, hay que sumergir la botella dentro un balde con agua y mucho hielo. El cambio de temperatura  produce el corte. Por último hay que lijar, con tela esmerilada y lija al agua para un mejor acabado”. 


Sin afiliaciones a organizaciones pero amiga de Grupo Ser Humano (una ONG que promueve la sustentabilidad) Mía tiene una fuerte opinión respecto al cuidado de las playas en Mar del Plata. 

 

“Como Marplatense no puedo tolerar el estado de las playas. En mi humilde opinión se debe de empezar a realizar jornadas de concientización en las escuelas, con los nenes más chicos, ellos son los que van a empezar a educar a sus padres en el asunto. También creo que la municipalidad tiene que contratar gente para la limpieza de las mismas, pero no digo solo de los tachos, sino del resto, lo que lamentablemente los turistas y mismos marplatenses tiran en la arena, ya sea botellas, vasos, sorbetes, colillas, o residuos de cualquier tipo. Creo que el problema radica en que el que va a la playa ya la ve sucia y entonces, en vez de limpiar y llevarse sus residuos, imita al que vino antes y continúa sumando basura a la arena”.

 

El vidrio, uno de los materiales que menos impacto genera en el medio ambiente, es su aliado y esta joven emprendedora está determinada a generar un cambio desde su lugar. Reciclar botellas a modo de vasos, con el objetivo de otorgarles una segunda vida, se suma a las alternativas esperanzadoras contra los residuos generados por el ser humano. 


Escribir comentario

Comentarios: 0